El Capullo

29.1.08

Palabras Robadas

Yo te sigo si me dejas
si no te opones
contundentemente
a que te hable,
que te frecuente,

que te ame...

A mantenerme cerca en el tren de tu vida
no solo en las mañanas de sol
no solo para compartir una canción

No encuentro la manera de evitarlo
no busco la forma
de no sentir por ti
de no pensar en ti
de no soñar...

Soñar para
verte cerca
tenerte cerca
sentirte cerca...

Prefiero hacer vibrar mi corazón
asumiendo
que un camino de cien cuadras
no es todo lo que queda por andar
que valió la pena dejar de lado el miedo
y empezar a suspirar
cada vez que puedo decir
que te amo

Confesar por un instante
que el paraiso sabe amargo sin tu amor
que el mundo se ve distinto en tus ojos
y desde los mios cuando estás en él
que enciendes mil sensaciones
y lo mas precioso es ver
como no te das por enterada

Encadenar por momentos
casi todo el tiempo
el sentir que no quieres sentir,
porque es demasiado lo que sientes...
no tengo solución

Robar para ti unas cuantas palabras
cuando el nudo en la garganta
me deja sin palabras
al sentir que no hay palabras
para decir
lo que siento por ti

16.1.08

"Solo sé, que tú lo sabes"

Me encanta descubrirte...

como a la mar

imensa

misteriosa

bella!


Me encanta descubrirte...

poco a poco

con miramientos

con cuidado

con desvelo!

Disfruto descubrirte

como no se podría disfrutar

la vida sin ti

14.1.08

La Belleza De La Mujer

Escrito por un hombre...


¡A nosotros los hombres, nos importa un carajo cuanto pesan!
Es fascinante tocar, abrazar y acariciar el cuerpo de una mujer, pero pesarla, no nos produce ningún efecto.


Nosotros no tenemos la menor idea de lo que es un talle.
Nuestra evaluación es visual; es decir, si tiene forma de guitarra, está buena.


No nos importa cuanto mide en centímetros.

Nuestra fascinación es una cuestión de proporción, no de medida.
El prototipo ideal del cuerpo de una mujer, son las modelos de
almanaques: de gomería curvilínea, pulposas, femeninas...

Esa clase de cuerpo que de un solo golpe de vista uno identifica sin duda alguna y en una fracción de segundo:


¡Esa sí es una mujer!

Las flaquitas que desfilan en las pasarelas, siguen la tendencia diseñada por modistos, que dicho sea de paso, todos son maricones, odian a las mujeres y compiten con ellas.

Sus modas, son lisa y llanamente agresiones al cuerpo que odian.

No hay belleza más irresistible en la mujer que la feminidad y la
dulzura. (Su elegancia y buen trato, son equivalentes a mil viagras) el maquillaje se inventó para que las mujeres lo usen. ¡Úsenlo! Para andar a cara lavada, estamos nosotros. ¡El pelo, cuanto más largo, mejor! Para andar con el pelo corto, estamos nosotros.


Las faldas se inventaron para que luzcan sus magníficas piernas. ¿Para qué carajo se las tapan con pantalones de mezclilla (jeans)? ¿Para qué las confundan con nosotros? Una mujer es una mujer, y las caderas, son caderas y punto.

Si la naturaleza les dio ese aspecto curvilíneo, es por algo y reitero: a
nosotros nos gustan así. Ocultar esas curvas, equivale a tener tu mejor sillón escondido en el sótano.

Es una ley de la naturaleza que todo aquel que se casa con una modelo flacucha, anoréxica, bulímica y nerviosa, ¡Al poco tiempo se elige una amante pulposa, simpática, relajada y llena de salud!

Entiéndanlo de una buena vez: traten de gustarnos a nosotros, no a ustedes. Porque nunca van a tener una referencia objetiva de cuan lindas son, de mujer a mujer.

Ninguna mujer va reconocer jamás delante de un tipo que otra mujer está linda... de la misma manera que el capo de la Coca - cola, jamás le dirá a un empleado, que el capo de la Pepsi es mejor gerente que él y paga mejores sueldos.

Las jovencitas son lindas...pero las de 30 para arriba, son el verdadero plato fuerte. Por ellas seríamos capaces de cruzar el Atlántico a nado.

El cuerpo cambia. Crece y se transforma en belleza. No pueden pensar (a menos que estén sicóticas), que les puede entrar el mismo vestido de cuando tenían 18 años.

Además una mujer, de 30, que le entre la ropa de cuando tenía 18, o tiene problemas de desarrollo, o se está auto-destruyendo.

Nos gustan las mujeres que saben manejar su vida con equilibrio y saben manejar su natural tendencia a la culpa.

¡O sea aquella que come cuando hay qué comer y come con ganas!

(La dieta puede esperar). ¡Y cuando hay qué hacer dieta, no se sabotea ni sufre!


Algunas líneas en la cara o algunos puntos de sutura en el vientre,
algunas marcas de estrías, no les quitan su belleza.

Son heridas de guerra, testimonios de que han hecho algo con sus vidas, que no han estado años en formol ni en un spa. ¡Han vivido!

El cuerpo de la mujer es la prueba de que Dios existe. Es el sagrado
recinto donde nos gestaron a todos los hombres, donde nos alimentaron, nos acuñaron y que nosotros (sin querer), arruinamos llenándolas de estrías, de cesáreas y demás cosas que tuvieron que ocurrir para que estemos vivos.

Por todo esto y más: recuerden que lo más sublime en una mujer: es su esencia interna.

Cuidémosla siempre.

Éste es un regalo de felíz no-cumpleaños para la mujer mas"PRECIOSA" de mi mundo! (No es mio, ofrezco disculpas a quien corresponda, especialmente por haber cambiado la edad de la protagonista)

11.1.08

Mañana

                                        Mis mañanas

no volveran a ser las mismas

pues así

como pretendo "quedarme en vos"

te quedaste en mi,

vista

desde el costado derecho de tu cama

y esa imágen                          preciosa

es imposible de borrar

Como es imposible dejar de sentir

por momentos

que el mundo cuando despierta

huele a ti                              o a nada

1.1.08

Canción de Amor

Mirame volar
que finalmente vuelo por ti

Mirame soñar
que finalmente no hago otra cosa
que soñar contigo

Mirame tocar el fuego
que finalmente, lo único
que me quema hoy
eres tú

No dependas de nadie
ni de ti
comparte el miedo
de vivir conmigo y morir sin mi