El Capullo

3.12.07

16 de julio

Ella…
vivirá por siempre.
En el azúcar de la que
como un ángel
nunca tubo suficiente.

Seguirá en el viento como el aroma
de la caña y el café cubano

Como los acordes de típle en guaracha y son.

Estará, ahí, presente en la imaginación
de los que soñamos con la isla
de los habanos y el ron.

Seguramente su espíritu vendrá al mundo
de visita.

No para recorrer San Bernardino o Las Flores
sino a rumbear,
en la calle octava de la capital del sol
de la que ella hizo el centro de un rico mundo
de mulatas y banana,
la republica latinoamericana.

Permita Dios, que mas gente sienta
que su vida es cantar
para que el mundo no olvide
que la vida es un carnaval.
Publicar un comentario