El Capullo

1.1.99

Urbe

Rechina el sol sobre el invernadero de carbono
y mientras remonto el pueblo grande
desde la periferia hasta las entrañas
recorro las que un día fueron callejuelas
galopando en un gusano rojo
pienso

Cuanta gente
cuantos cuentos
tantas penas
tantas glorias

En soledad deambulo
como otros
como todos

Caminando por una arteria de vilis y asfalto
veo pasar a los entes
como especies en una vitrina de criaturas perennes
atentas a los altares del poder capital

Mientras los altares se llenan de miseria
pasan cerca de los íconos sexitosos tirados por el suelo
y los englorian en privado al tiempo que expian sus sueños rotos

No lo notan ni lo aceptan
pero hacer azul de una silla roja por un fulano de recuerdos plateados
demuestra que aún quedan
ángeles entre nosotros.

Don diablo

Que entre el diablo y escoja
que entre las tres Marías
hay una por la cual daría la vida

Y con seguridad
de entre las once mil virgenes
por alguna él
perdería la cabeza
y devolvería el mundo.